19 de octubre de 2015

Apartamento 16 - Adam Nevill

Después de algunos días de pelearme con zombis, he decidido cambiar un poquito de tercio y me he ido a lecturas algo diferentes! Me espera en el Ipad la segunda y tercera parte de Autumn de David Moody, pero antes de volver a ver como siguen mis supervivientes, he pasado por Barrington House y su Apartamento 16 de Adam Nevill.


El autor nacido en Birmingham cuenta en su haber con otras novelas: El banquete de los malditos (2008), El ritual (2011), El fin de los días (2012) y por mi parte tengo previsto leer al menos El ritual, aunque dejaré pasar algún tiempo entre un libro y otro ya que si leo mucho de un mismo autor me acaba cansando y prefiero colocar otros libros en medio.

Sólo os doy un detalle de la vida de Nevill que creo que tiene su importancia de caras a la historia que nos espera con este libro, el autor trabajó como vigilante nocturno y como portero de día en unos apartamentos de lujo en Londres en 2000-2004.



¿De qué va la novela?


Barrington House es un bloque de apartamentos situado en una zona exclusiva de Londres. En el edificio un apartamento permanece vacío desde hace más de 50 años, el apartamento 16.


Y aquí se mezclan dos líneas argumentales que acabaran uniéndose bastante al final del libro. Por un lado encontraremos a Seth, un vigilante nocturno que empieza a oir ruidos extraños que provienen del apartamento vacío y por otro, Apryl, una joven americana que herada uno de los apartamentos y se encuentra el extraño legado que su tía ha dejado en el apartamento, su vida y la de su marido parecen haber girado alrededor del apartamento 16.


Mis impresiones


Creo que hay muchas cosas a decir del libro de Nevill y por mi parte, casi todas positivas.



Pero permidme que empiece por las negativas, creo que lo único que muchos lectores encontraran en la lectura de este libro son las largas descripciones que nos encontramos.
No hay un equilibrio entre diálogo y narración y eso enlentece su lectura, por mi parte no me parece algo tan malo ya que quizá me cogió un poco desprevenida al inicio pero luego empecé a disfrutar con las detalladas descripciones de las imágenes, de los cuadros, de los seres que nos encontramos... Esos largos textos donde se nos describe con exactitud todas las monstruosidades que alberga el apartamento hacen que en lugar de convertirlo en algo cotidiano se convierta en algo aún más terrorífico, en algunos momentos podemos meternos tanto en lo que se nos describe que notaremos como todo a nuestro alrededor se vuelve más confuso, nos faltará el aliento pero no podremos dejarlo porque queremos saber cómo sigue.
Así pues, incluso lo negativo me pareció positivo y a pesar no tener un ritmo rápido y un lenguaje fácil, querremos avanzar para ver en que termina todo, si es que termina alguna vez. 

Esta novela de terror psicológico de corte clásico consigue incluso que Londres nos parezca algo casi repugnante, sucio, deprimente y asfixiante, sensación que se multiplica cuando entramos en Barrington House, los diferentes vecinos, los porteros, los apartamentos... todo nos acaba pareciendo malvado. Y contribuirá a esta sensación la visión que tenemos de todo a través de los ojos de cada uno de los protagonista, el libro está narrado en primera persona, normalmente por Apryl o Seth, pero a veces Stephen -otro de los porteros- nos dejará sus impresiones, aportando un poco de luz al oscuro conjunto. 


Y aunque nos parezca que poco hay donde rascar en el género de las casas encantadas, Nevill crea un argumento bien elaborado, donde junto a las dos historias que guían el relato se mezcla la del pintor Félix Hessen, que tiene mucho que ver con las imágenes que permanecerán en nuestra mente una vez cerremos el libro y que está inspirado -entre otros- en la obra de Francis Bacon. 



El papa Inocencio X de Velázquez
de Francis Bacon
Londres dejará de ser un sitio seguro para parecernos la morada de locos adoradores de Hessen, personas que buscan entender de donde salió su inspiración y que relación tenía el pintor con Aleister Crowley, un ocultista, místico y alquimista inglés.


Hay muchos adjetivos que podríamos aplicar a Apartamento 16: locura, caos, delirio, confusión, horror, sufrimiento... por todo ello, nos encontramos con un libro perturbador, oscuro y totalmente recomendable a los aficionados del terror.


"Algunas puertas deben permanecer cerradas"


2 comentarios:

  1. A mi també em va semblar una novel.la lenta però no sé fins a quin punt eren les ganes de saber... Un petonàs!

    ResponderEliminar
  2. A mi també em va semblar una novel.la lenta però no sé fins a quin punt eren les ganes de saber... Un petonàs!

    ResponderEliminar