18 de julio de 2016

Bloody House - Javier Haro

Hoy vengo con otro libro que he leído hace nada, pero que no me ha gustado! Realmente prefiero hablar de los que me gustan porque creo que trasmito mejor el por qué, con más vehemencia, en cambio con los que no me gustan siempre soy o intento ser algo más cauta ya que lo que aquí escribo es sólo mi opinión y puede ser que a los lectores les encante ese libro... pero aquí estamos otra vez con un libro que no recomendaría ni en sueños.


Ya veis que la portada nos dejaba bastante claro de que trataba el libro, bueno y el título también Casa Sangrienta ya nos hacía pensar en casas encantadas, en Amityville... vamos, que yo ya me monté mi película sólo viendo portada y título y realmente no iba desencaminada, es un libro que trata sobre una casa encantada, aunque sin aportarnos nada nuevo... en fin, ¡vamos allá!

¿De qué trata el libro?

La familia Proctor ha decidido mudarse al 214 de Green Road, pero pronto Alan el hijo mayor empieza a tener una rara sensación, se siente observado, se oyen ruidos extraños... a medida que pasan los días su carácter va cambiando y sus padres, hermanos y novia llegan a temer aquello en lo que se está convirtiendo.



Mis impresiones

Madre mía, ya puedo organizarme porque hay tantas cosas que contar que puede ser un caos!

El título no debe despistarnos, a pesar de estar en inglés el autor es español y por mucho que lo he pensado, no entiendo porque ha decidido escribirlo en otro idioma... eso sí, luego en español encontramos: La morada del mal.
La imagen de la portada es bastante simple, una casa y sangre que baja desde arriba, llama la atención y nos dice mucho sobre su contenido pero no me gusta.

La historia debería reescribirse corrigiendo los errores gramaticales que contiene y que nos asaltan desde sus primeras páginas, faltan acentos, letras omitidas... en fin, he leído libros mucho peores pero no estaría de menos una revisión.

Otro problema que plantea su lectura, que no he encontrado a menudo y que como no sabía muy bien como explicarlo os enseñaré en fotos es el siguiente:

 


¿Veis? Por mucho que amplíes la letra o la hagas más pequeña... da igual, nunca el inicio del capítulo cuadra con el inicio de la página, muchas veces te empieza a la mitad, al final... y ya os digo, no depende de tamaño o de estilo de letra. Eso no es que complique la lectura, pero no me gusta, no está bien acabado.

Van tres cosas negativas ya, vamos a por más: el uso repetitivo de nombre y apellido a lo largo del libro, me ha parecido extraño y he llegado a encontrarlo insufrible! A lo largo de las diferentes páginas se repite el apellido Proctor 218 veces... el autor -generalmente- no llama a la gente sólo por el nombre sino que nos encontramos a: Alan Proctor, Laura Proctor y John Proctor hasta la saciedad, con la novia del hijo pasa algo parecido pero no tan exagerado y los únicos que se libran son los hermanos pequeños, ellos simplemente tienen el nombre... es muy raro de leer, de verdad, al principio te sorprende y al final te cansa y hace la lectura más tediosa.

Y una vez dicho esto, aún nos queda hablar de personajes, argumento... Respecto a los primeros, los personajes no están bien caracterizados, nos encontramos muchos clichés iniciales y luego a medida que avanza la historia el padre "desaparece" y deja de tener peso en su desarrollo y la madre se convierte en un ser histriónico que no sabes por donde cogerlo, la intervención de los curas en la historia es de risa, de verdad que parecía una parodia más que un libro serio.

El argumento está lleno de escenas vistas en miles de películas, no aporta nada nuevo a nuestra visión de la posesión o de las casas encantadas, parece que haya una lista de escenas a usar y vayan ocurriendo unas detrás de otras... en fin, que poco aporta al género, y respecto a si nos da miedo o no... realmente son tantas las cosas que he ido encontrando que me han desagradado que cualquiera se concentra para sentir miedo.

El autor intenta intrigarnos de una forma poco eficaz, por ejemplo recuerdo una conversación telefónica donde una persona le decía a otra que lo que tenía que contarle era tan importante que no podía hacerlo por teléfono, ¡ole! ahí te esperas enterarte de vete a saber qué... pues cuando se lo cuenta, tu cara es de: ¿en serio? ¿Para esto hemos esperado? ni siquiera era para alargar más la historia, estoy convencida... era más bien para crear tensión y ya os digo que no lo consigue.

Es un libro que se lee muy rápido, muy corto y que no incluye palabras raras que nos dificulten el avance, por eso lo terminé bueno y a ver, también tenía curiosidad por saber como se desarrollaba todo, pero ya os digo que no es un libro que valga la pena leer. Realmente al terminarlo no le encontré nada positivo que anotar y en cambio la lista de cosas negativas iba creciendo.

Después de todo lo dicho, está bastante claro que no lo recomiendo a nadie y ya veremos si leo algún otro libro del autor, porque ahora mismo gracia no me hace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada