29 de septiembre de 2016

La muerta enamorada - Théophile Gautier

Aquí voy con la reseña del primer relato que he leído de mi antología de Vampiras, ya os lo avancé en una entrada anterior, no voy a leer los relatos todos de golpe porque la repetición siempre me acaba cansando y se trata de disfrutar no de sentirse obligada a la hora de terminar un libro. Así pues, el primero y el segundo ya los doy por leídos y voy con la reseña del primero. El segundo es Carmilla de Sheridan Le Fanu y lo leí hace ya un tiempo.






De qué trata el relato?

El día de su ordenación como sacerdote Romualdo descubre a una bella mujer entre la multitud y para él es como cuando un ciego recobra la vista, desde entonces ser sacerdote es como una condena ya que no puede verla más, además es a Dios a quién debe consignar su amor y no a una mujer a quién el abad considera el mismo Belcebú.
A pesar de los impedimentos, los dos logran verse y a partir de ese momento la existencia del sacerdote se dividirá en una existencia diurna de humilde sacerdote y en una existencia nocturna de joven señor, conocedor de mujeres, el juego, bebedor y blasfemo.

Mis impresiones

La morte amoureuse es un relato que fue publicado en 1836, ya veis pues que los relatos de vampiros cuentan con muchos años, no son algo del presente aunque hace un tiempo se pusieron muy de moda y casi cualquier narración con vampiros se vendía y muy bien (pasa igual con los zombis...).

Es un relato vampírico narrado en primera persona por su protagonista Romualdo, cuando éste contaba con 66 años. El peso de la novela recae en tres personajes: Romualdo, Clarimonda y Serapione.

Romualdo: es un sacerdote, una persona de corazón puro que nunca ha conocido el pecado y que en el día de su ordenación cruza una mirada con Clarimonda y eso puede llevarle a su perdición.

Clarimonda: es la bella vampira que enamorará a Romualdo y hará lo posible para que éste no sea sacerdote y después, para convertirlo en su amante.

Serapione: el abad, a éste le preocupa la integridad de Romualdo y en seguida ve que Clarimonda puede ser su perdición, trata de advertirle y al final tiene que tomar cartas en el asunto y le obliga a ver la naturaleza de su amada.

La muerte enamorada es un relato de terror gótico de 40 páginas donde cada personaje tiene un rol muy específico, el sacerdote representa la inocencia, tiene vocación de sacerdote desde pequeño y a los 24 años ya es ordenado sacerdote, más joven que la mayoría y precisamente por su inocencia resulta tan tocado con la mirada de un ser que -cómo el mismo dice- o es un ángel o el mismo demonio y realmente aunque no queda muy claro al inicio, Clarimonda parece ser que ha muerto y resucitado varias veces, dejando clara su condición de vampiro y por tanto de demonio, pero a pesar de todo, ella le ama realmente ya que no quiere saciar su sed con otros hombres y serle infiel de esa manera, por ello tendrá que alimentarse de él aunque con cuidado para no hacerle daño y el abad representa una especie de consciencia, la que le acaba mostrando al sacerdote quién es en realidad su amor.
Durante algún tiempo dos hombres conviven en una misma persona, al amanecer cuando Romualdo despierta cree dormir para convertirse en sacerdote y por la noche, el sacerdote sueña para convertirse en otro hombre y vivir junto a su amada. Pero al final sólo uno de los dos hombres podrá permanecer y el otro deberá desaparecer y es ahí donde la intervención del abad es tan importante, él guiará al sacerdote a su salvación, aunque debo confesar que me hubiera gustado que el relato terminara diferente y que el amor en esta ocasión ganara...

Es una novela romántica, escrita con un lenguaje florido, con largas descripciones y poco diálogo, vamos que realmente no se lee tan deprisa como podría parecer, aunque eso hace que saboreemos lo que ocurre en la narración, es un relato que me ha gustado y que no dudaría en volver a leer, cuando lo terminas te deja un buen sabor de boca a pesar de como termina. Eso sí, en una horita lo habremos terminado, nos detengamos más o menos... la trama se entiende perfectamente y no nos perdemos en ningún momento a pesar de que algunas cosas se insinúan más que dicen abiertamente.

Es un buen primer relato para empezar la antología, un relato romántico y sensual, las escenas están descritas de forma muy bella con una prosa hermosa que nos evoca otra época, a otra manera de ser y a pesar del amargo final entendemos que quizá no podría ser de otra manera y el hecho de que el autor lo cuente años más tarde le da un toque de veracidad a la historia, al dudar el mismo narrador de que haya sido real o sólo un sueño, sé que parece algo contradictorio!

Lo que me parece raro es que me haya gustado el relato, yo que últimamente leo cosas cada vez más duras y luego, me encanta un relato romántico y gótico, será que de vez en cuando necesito variar... y lo gótico realmente siempre me ha gustado, sea de la manera que sea!

En fin, recomendable para todos los públicos, puede gustar a muchos lectores porque es fácil de entender, nos podemos situar en el lugar del sacerdote y sentir la misma contradicción que a él le embarga y a la vez, sentir el mismo dolor cuando descubre la verdad sobre su amor. Un buen relato de vampiras, sólo espero que los que le sigan sean igual de buenos :)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada